Piscinas y COVID-19 ¿Qué medidas tomar?

El Ministerio de Sanidad ha publicado un protocolo para la apertura este verano de las piscinas de uso público frente al coronavirus COVID-19 en función del Plan para la Transición hacia una nueva normalidad. Este protocolo de salud ha sido consensuado con las comunidades autónomas y el sector.

El objetivo de estas medidas indicadas en el protocolo de Sanidad es mantener un nivel de higiene adecuado en las piscinas y realizar un correcto tratamiento del agua para así asegurar que la piscina sea un lugar seguro para los bañistas una vez esté abierta.

Presencia y transmisión del COVID-19 en las piscinas

La COVID-19 es la enfermedad respiratoria causada por el virus SARS-CoV-2 y que es conocido comunmente como coronavirus, aunque de este tipo y que puedan infectar a las personas hay otros 6 conocidos.

Dadas las características y las vías de transmisión conocidas para el SARS-CoV-2 el principal riesgo de contagio e infección de las personas en las piscinas no es el agua, ya que con un buen funcionamiento, mantenimiento y desinfección adecuada del agua (por ejemplo con cloro y bromo) estos deberían inactivar el virus que causa COVID-19.

Tanto el Ministerio de Sanidad como diversos extudios científicos indican que no hay evidencias científicas que indiquen que el coronavirus Covid-19 pueda transmitirse en el agua de las picinas, jacuzzis o SPAs ya que un tratamiendo adecuado del agua lo eliminaría.

Así mismo, es importante que se adopten y aseguren ciertas medidas para garantizar la salud y seguridad tanto de bañistas como de trabajadores de estas instalaciones, tanto en el agua como en las instalaciones del recinto de la piscina, ya que los principales riesgos son las interacciones interpersonales sin respetar las distancias mínimas de seguridad y no realizar una limpieza y desinfección adecuadas de las superficies de las zonas comunes

Piscinas, salud y covid-19
Piscina de uso público en un hotel

Apertura de piscinas en FASE 2

Según se indica en la Orden SND/414/2020 publicada en el BOE el 16 de mayo, las piscinas tanto públicas como de comunidades de propietarios podrán abrirse en las provincias que estén en la Fase 2 de la desescalada para permitir el baño, pero con algunas condiciones que aseguren la salud de los usuarios:

  • Las piscinas recreativas pueden abrir al público con un aforo máximo de un 30% de la capacidad de la instalación. Pero si no se pueden mantener la distancia de seguridad entre usuarios se reducirá el aforo.
  • Será necesario la reserva mediante cita previa para acceder a la piscina.
  • Las normas de higiene y prevención se recordarán a los usuarios de piscinas mediante cartelería visible y será necesario abandonar la instalación ante cualquier síntoma compatible con el coronavirus COVID-19.
  • Se deberán limpiar y desinfectar los equipos y materiales habituales como vaso, corcheras, material auxiliar de clases, rejilla perimetral, botiquín, taquillas, así como cualquier otro en contacto con los usuarios.
  • La limpieza y desinfección de superficies en contacto con las manos de los usuarios, como pueden ser los pomos de las puertas de los vestuarios, o barandillas y ésta se realizará al menos tres veces al día.
  • Se debe establecer señales en el suelo para garantizar la distancia de seguridad entre los usuarios en las zonas anexas al vaso de la piscina. Los objetos personales, como toallas, deben permanecer dentro del perímetro de seguridad.
  • No se pueden usar las duchas de los vestuarios ni las fuentes de agua en la FASE 2.

Recomendaciones para la apertura de piscinas tras el COVID-19

Las recomendaciones indicadas por Sanidad para la apertura de las piscinas este verano independientemente si ya se está en Fase 2, 3 o en la «nueva normalidad» son las siguientes:

1º. Cumplimiento de la normativa vigente nacional, autonómica o local relativa a estas instalaciones. En este caso el RD742/2013 a nivel estatal y el Decreto Valenciano 85/2018 para la Comunidad Valenciana. Puedes leer aquí el artículo sobre la normativa piscinas en la Comunidad Valenciana

2º. Los usuarios y trabajadores de estas instalaciones tienen la responsabilidad de prevenir el contagio de la enfermedad poniendo los medios oportunos para evitar contagiar y ser contagiados. Por ello, todo usuario y/o trabajador de estas instalaciones deberá observar las medidas de distancia social y el resto de medidas recomendadas.

3º. Las personas vulnerables también podrán hacer uso de estas instalaciones, siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo rigurosas medidas de protección.

4º. Todas las operaciones correspondientes que se lleven a cabo, debido al COVID-19 deberán quedar anotadas y descritas en los registros correspondientes, como operaciones ante situación excepcional de cierre por alerta sanitaria, dentro del documento de autocontrol de la instalación.

Asimismo se indican las medias a adoptar en las instalaciones en los siguientes aspectos:

  • Ventilación. La ventilación diaria deberá incrementarse y es recomendando mantener una ventilación continuada de los espacios cerrados, tales como vestuarios, baños, botiquín y salas técnicas.
  • Limpieza (lejias y desinfectantes). Es esencial que se realice una exhaustiva limpieza antes de proceder a la desinfección de todo el mobiliario (vaso, corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, paredes, taquillas, etc.), y prestar especial atención a las superficies de contacto más frecuente como grifos, barandillas o pomos de puerta. Respecto a los desinfectantes se podrán usar diluciones de lejía 1:50 recién preparada.
  • Depuración del agua. El agua de los vasos debe contar con un proceso de depuración física y química. Para eliminar el virus hay que mantener correctamente el tratamiento y niveles de desinfección residual en el agua.
  • Aforos (agua e instalaciones). Se propone como medida restrictiva de aforo al menos doblar la superficie por persona en los espacios al aire libre y triplicarla en los espacios cubiertos.
  • Desinfección manos y calzado. El protocolo señala que los establecimientos deberán contar con sistemas para la desinfección de manos a la entrada e incorporar un sistema de limpieza y desinfección de calzado a la entrada así como recomendar el uso de calzado exclusivo dentro de la instalación.

A continuación puedes leer integramente las Recomendaciones para la apertura de la actividad en las piscinas tras la crisis del COVID-19 publicada por Sanidad:

recomendaciones-Apertura-Piscinas-covid-19-coronavirus

CURSO DE MANTENIMIENTO DE PISCINAS CON TRATAMIENTO DE SEGURIDAD COVID-19

En Elite Plus Formación impartimos el curso homologado para la obtención del certificado para trabajadores de mantenimiento de piscinas y en él se adquieren conocimientos y normativas sobre los materiales constructivos, cálculo de volúmenes, elementos de la piscina, filtros, conducciones, limpieza del vaso, productos químicos para el tratamiento del agua, sistemas para el tratamiento menos nocivos, medición de niveles y registros, riesgos laborales del puesto y EPIS, protocolo de autocontrol de piscinas, normas e indicaciones al usuario, etc…

Además ahora hemos adaptado el curso para que la piscina que vayas a mantener cumpla todos los requisitos de salud y prevención por COVID-19.

Puedes ver toda la información y temario que se imparte del curso de mantenimiento de piscinas pinchando en el botón

También puedes solicitar más información o apúntarte al próximo curso de mantenimiento de piscinas a través de nuestro formulario de contacto o en el 670 412 785

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *